Enter your keyword

Solarium

Broncéate de la mejor manera, a un ritmo progresivo, seguro y eficaz, ideal para preparar la piel para no quemarte con los primeros rayos de sol así como para mantener el tono bronceado de la piel después del verano.

Puedes hacer sesiones puntuales o abonamientos adaptando el tiempo de exposición a tu fototipo de piel. Des de Estética Equilibrium recomendamos hacer sesiones cortas y frecuentes en las primeras exposiciones, y alargar-las, separándolas conforme cojas el color de piel deseado.

Cabina vertical, máxima higiene. Entregamos pegatinas de protección ocular. Cumplimos las normativas legales vigentes de seguridad. Los menores de 18 años tienen prohibido el uso del banco solar.

Preguntas frecuentes

El uso de bancos solares es más perjudicial que broncearse de manera natural?

No, siempre que usemos el solárium adecuadamente, el bronceado artificial es un proceso controlado. La radiación ultravioleta se puede dosificar en función de tu tipo de piel. Debes respetar un tiempo de precaución de 48 horas entre las dos primeras sesiones y no exponerte al sol natural el mismo día en que haces una sesión.

Debo proteger los ojos?

Sí, además es obligatorio utilizar gafas de protección para evitar lesiones oculares.

Si me bronceo artificialmente antes de ir a la playa, ¿evitaré quemaduras?

Sí, ya que al aumentar gradualmente la exposición a la radiación ultravioleta, ayudas a preparar la piel al bronceado, obtendrás un tono más bonito y el color te durará más tiempo. Ayudas a evitar ligeramente las quemaduras, pero no dejes nunca de utilizar crema protectora ante el sol natural.

Con tratamiento médico, ¿puedo hacer solárium?

La exposición a los rayos ultravioletas, con determinados tipos de fármacos, pueden provocar un aumento de la sensibilidad cutánea. Debes consultar el prospecto del fármaco y/o a tu médico. Suelen provocarlo antibióticos, antidepresivos, somníferos y antisépticos generales o locales.

Cuál es mi fototipo de piel?

Los más comunes son 4: piel muy clara, que siempre se quema y no se broncea nunca; éstos no deben exponerse al sol natural ni al artificial. Piel clara, que se quema casi siempre y difícilmente se broncea; éstos deberían exponerse en pequeñas dosis al bronceado artificial antes de exponerse al natural, aunque no es aconsejable realizar sesiones largas ni frecuentes. Piel normal, que no se quema casi nunca y se broncea progresivamente. Piel morena, que tampoco se quema y se broncea correctamente; éstos dos últimos fototipos pueden hacer sesiones más frecuentes y largas.